Creencias limitantes y creencias potenciadoras: qué son y cómo nos afectan

por Maru Mutti

Hay creencias limitantes y creencias potenciadoras. Esto quiere decir que nuestros pensamientos pueden convertirse en un obstáculo que nos detiene o en un empujón que nos ayuda a avanzar.

El poder de nuestra mente, ideas y pensamientos es enorme y por eso siento importante que reflexionemos sobre este tema.

Te invito a leer este artículo con la mente abierta y con predisposición a reconocer incluso esas cosas que a veces no queremos ver.

Si querés reflexionar sobre este tema en formato de audio, te invito a escuchar el episodio 18 de “Un Viaje Hacia Vos”.

Qué son y cómo nos afectan las creencias limitantes y potenciadoras
Foto de Ahtziri Lagarde

¿Qué son las creencias?

De forma sencilla, podemos decir las creencias son los lentes con los que percibimos el mundo. Son estados de la mente que se basaron y construyeron en el pasado, a través de las experiencias vividas, de los aprendizajes que tuvimos, de la sociedad a la que pertenecemos.

Muchas de nuestras creencias se originan en el núcleo familiar, otras tantas en el colegio y hay otras que provienen de nuestro entorno. 

Las creencias determinan la manera en que vemos y vivimos la realidad, pero no tienen por qué ser verdaderas. Ojo, esto tampoco quiere decir que sean falsas. Las creencias, después de todo, no son otra cosa que verdades subjetivas

Es importante recordar que nuestras creencias determinan cómo es la realidad que vivimos, por lo tanto cuando hay creencias que nos limitan es esencial aprender a transformarlas.

Entonces, ¿las creencias se relacionan con la Ley de la Atracción?

Creas o no en la Ley de la Atracción y en el poder de la manifestación, si lo pensás desde el punto de vista de las creencias, podrás ver cómo están estrechamente relacionados.

Se puede decir, de alguna manera, que las creencias funcionan como profecías autocumplidas. Aunque a veces creemos que es magia, funcionan de esa manera. 

Cuánto más creemos algo, inconscientemente creamos experiencias que lo van a reforzar. (Así es como funciona el SAR – el Sistema de Activación Reticular -, lo explico en profundidad en mi curso “La Ley de la Atracción para Manifestar la Vida de tus Sueños”.)

Si cambiamos lo que creemos, cambiamos lo que pensamos y podemos cambiar la realidad que experimentamos.

Recordá esto:

CREENCIA = CREACIÓN

¿Cuáles son los tipos de creencias?

Para poder hablar de las creencias limitantes y las creencias potenciadores (el objetivo de este artículo), siento importante que primero seas capaz de reconocer las categorías más grandes. Estas son las que, básicamente, determinan su origen.

Creencias internas

Las creencias internas son aquellas que vienen de la propia mente de una persona. Estas se originan tanto a partir de la experiencia directa como de la interpretación que se haga de una determinada situación o conducta.

Creencias externas

Las creencias externas son las que se originan fuera de la persona. Conductas o comportamientos que han sido aceptados para encajar o pertenecer en la sociedad y/o entorno en el que se vive. Pero también pueden surgir a modo de herencias (algunos ejemplos son las creencias religiosas, políticas o incluso la forma en que te relacionás con el dinero).

¿Qué son las creencias limitantes?

Una creencia limitante es una idea, pensamiento o convicción que te condiciona de alguna manera.

Son esas vocecitas en nuestra mente que nos dicen que no podemos, que no merecemos, que no sabemos… 

Es una percepción de la realidad que está plantada en nuestra mente y que no nos permite crecer, desarrollarnos, cumplir sueños y objetivos, etcétera.

Las creencias limitantes pueden ser peligrosas si se convierten en una zona de confort de la que no estamos dispuestos a salir, pues nos dejarán estancados siempre en el mismo lugar. 

¿Cuáles son las creencias potenciadoras?

Por el contrario, las creencias potenciadoras son aquellas que nos habilitan a accionar o actuar. Son las que nos dan el impulso para ir tras nuestros objetivos, para crecer (a nivel personal o profesional), a avanzar y no quedarnos en el mismo lugar.

¿Cómo nos afectan las creencias limitantes en el día a día?

El impacto que tienen las creencias que nos limitan es enorme

Si por ejemplo, tenemos una meta, sueño u objetivo pero no creemos que sea posible de conseguir, vamos a seguir generando creencias que se ajustan a eso. Y ese círculo de pensamientos no solo nos va a alejar de lo que queremos, sino que vamos a estar creando un mundo muy cerrado.

Las creencias limitantes nos hacen perdernos un montón de cosas en el día a día: nos impiden cambiar, conocer otros lugares, personas o puntos de vista, escuchar otras realidades…

Cuando creemos que lo que pensamos es así y que es la única verdad, nos cerramos y no podemos avanzar.

Algunas ejemplos de creencias que te limitan en tu día a día

Creer que no tenemos tiempo: el tiempo lo tenemos, pero lo usamos mal muchas veces. 

¿En qué usás tu tiempo? 

La creencia social de que nadie tiene tiempo es muy grande. Y en ocasiones es visto como si fuera algo cool. No tenés tiempo = sos una persona muy ocupada = sos una persona exitosa. 

Creer que hay que hacer mil cosas a la vez: muchas veces se considera al multitasking como la única forma de ser un trabajador valioso, cuando en realidad el multitasking nos saca del foco y el detalle.

Creemos que hay que ser productivos todo el tiempo, cuando no tiene por qué ser así. (🙋‍♀️ Fan N.1 de la Productividad Minimalista.)

También solemos tener creencias que nos limitan en otros temas (solo algunos ejemplos):

  • Creencias al meditar
  • Creencias al hacer yoga
  • Creencias sobre las terapias alternativas
  • Creencias sobre el minimalismo
  • Creencias sobre la vida saludable
  • Creencias sobre el dinero y el trabajo
  • Creencias sobre el merecimiento
  • Creencias sobre el viajar
  • Creencias sobre el fracaso

Hay que observar nuestras creencias y tratarlas como tal, como lo que son. Creencias. No una verdad absoluta. Simplemente son algo que creemos que es cierto.

Las creencias son una forma de ver el mundo, pero no son la realidad. 

Si estás aprendiendo a andar en bici y un día te caés y te lastimás, podés formár la creencia de que si andás en bici te vas a lastimar. Pero que haya pasado una vez, no significa que siempre va a ser así. 

¿Se pueden cambiar las creencias?

Siguiendo la Ley de la Naturaleza de que todo es impermanente, las creencias también cambian de forma natural.

No creemos lo mismo sobre el amor a los 15 que a los 30. No creemos lo mismo sobre el éxito a los 20 que a los 50. 

Las creencias limitantes y potenciadoras, también son ciclos. Empiezan y terminan. 

Para poder mover el ciclo de las creencias es necesario generar nuevas experiencias que den lugar a nuevas formas de ver la realidad.

Todas las creencias son temporales. Todo es impermanente. 

Sin embargo, esto no quiere decir que tengamos que esperar a que cambien por sí solas. Si hay alguna creencia limitante que queremos transformar, podemos hacerlo.

¿Cómo identificar y cambiar tus creencias limitantes?

A veces las creencias vienen del miedo o de emociones que hay que saber reconocer

Por esto es necesario entender el trasfondo, el origen esa creencia. 

Pensá en una creencia que te esté limitando ahora mismo y preguntáte: ¿Qué te da miedo que pase si esa creencia cambia?

Cambiar las creencias te habilitan a descubrir otras partes tuyas. 

El creer que se puede cambiar y se puede crear lo que se quiere y cambiar la forma de hacer las cosas, también es una forma de amor propio. De esta manera, nos estamos validando para poder gestionar, superar obstáculos y seguir creciendo.

Por un lado, podemos cambiar de creencias a partir de una decisión propia. De una necesidad interior que está latente y nos anima a hacer las cosas de una manera distinta. 

Pero también, a veces es el entorno el que nos obliga a cambiar las creencias que tenemos. Pensalo así: hasta 2020 no éramos muchos lo que considerábamos más que efectiva la posibilidad de trabajar remoto o desde casa. Tuvo que llegar una pandemia para hacernos ver que hay otras maneras de trabajar. 

Toda crisis es una oportunidad. 

Es importante siempre escuchar la voz que tenemos en nuestro interior. Y hacerle caso. Porque a veces, cuando no nos animamos a tomar una decisión, el Universo nos hace reaccionar a su manera. 

Nos tenemos que habilitar a transformar creencias limitantes y apoyarnos (y reforzar) en las creencias potenciadoras. 

Si quieres cambio verdadero, pues camina distinto”. 

“La vuelta al mundo”, Calle 13

Ejercicio para transformar las creencias limitantes en creencias potenciadoras

Te invito a pensar en una creencia limitante y reflexionar haciéndote estas preguntas:

  1. ¿Siempre creí esto? 
  2. ¿Qué experiencias te llevaron a creer esto que creés? 
  3. ¿Hubo alguna vez en que la realidad te demostró que esta creencia que tenés hoy no fue así? (Quizás creés que sos malo en matemáticas, pero sos consciente de que al menos una vez, haciendo la cuenta, fuiste capaz de reconocer que te dieron mal el vuelto en una tienda.)

Cuando tengas las 3 respuestas claras, seguramente te vas a dar cuenta de que la creencia que tenés en algún punto empieza a tambalear. 

Es entonces cuando llega el momento de hacerte otras dos preguntas:

  1. ¿Qué creencia me gustaría tener en relación a este tema?
  2. ¿Qué puedo hacer para tener esta otra creencia?

Ahora que conocés qué son las creencias y de qué manera pueden limitarte o potenciarte, te invito a que trabajes de forma consciente en reconocerlas, soltarlas y transformarlas si es necesario.

¿Cuáles son las creencias que más te limitan y cuáles son las que más te potencian? ¡Contame en los comentarios!

📌 Guardá este artículo en Pinterest

Cómo transformar las creencias limitantes en creencias potenciadoras

También te puede interesar

Dejá un Comentario

* Al enviar un comentario aceptás que estás de acuerdo con nuestra Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

FORMÁ PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

@2020-2024 – Maru Mutti © – Todos los Derechos Reservados.

Política de PrivacidadPolítica de CookiesAviso LegalPropiedad Intelectual